.

.

ஐEl pájaro que voló con mi dolorஐ


Esa noche me asaltó una pregunta, y no es que surgiera así sin más. Salió porque ya no aguantaba ahí dentro, fue detonada por la sangre de mis venas. Podría mentirme una vez más y aguantarlo ahí dentro. Sin embargo sumergió desde sus profundidades, y tomó forma de algo oscuro. No sospechaba que eso que tanto me dolía adquiriese ese color, tenía la esperanza de que mi color era el blanco. Tal vez por eso lloré como nunca.

"¿Por qué eres así cuando deberías serlo de esta otra manera?" Una pregunta ligeramente cambiada, a mi manera. Pues, verla plasmada en el papel tal como lo había sentido me volvería a doler. Claro, me encantaría ahorrar lágrimas.

Podría escribir en esta entrada todo lo que en ese momento sentí, y justificarme. Pero una vez más, no tiene sentido hacerlo. Para que serviría, pues ya lo tengo escrito en mi diario personal. Sin embargo, quería compartir una cosa que surgió desde las mismas agujas. Mientras chillaba por dentro, debido a lo sangrante que resultaba esos pinchazos en el corazón, empecé a vislumbrar a través de mi cascada de lágrimas un pequeño brillo. Sí, es posible que lo imaginara. No son más que imágenes de una niña, pero lo sentí además. Me hacía cosquillas por dentro, con cada minuto que pasaba lo sentía con más intensidad. 

Entonces simplemente empecé a reír, resultando ser una mezcla extraña de sonrisas y lágrimas (como el mismo nombre de mi película favorita). Cuando me di cuenta de lo raro que era aquello, llegué a verlo. Junto al gran ventanal ahí estaba. Más que una imaginación, un deseo de mi alma. Una necesidad de sentir algo más que dolor. Tan solo era un pequeño pájaro, y me miraba fijamente. Siempre los he observado, y he querido poder volar junto a ellos. Pero nunca llegué a percibir que uno de ellos me pidiera por fin que volase con él. 

¿Volé?  No, nunca he tenido el valor suficiente para tirarme al abismo. Pero ese oscuro color que había sumergido sin previo aviso desapareció, no se convirtió en un blanco como el de aquel pájaro. Sin embargo, me ayudó a superar el dolor.

Sí, me gustan los pájaros. Sobre todo aquellos que vuelan con mi dolor. 

* * *

Gracias por leerme mis amores, 
a veces uno necesita compartir con sus lectores
pequeñas historias sin importancia


4 comentarios:

  1. Que bonito, Diana.He sentido una especie de tristeza (?) al leerlo.Pero es muy bonito.Me encanta la foto que has puesto es muy *______*


    un besito

    ResponderEliminar
  2. Hola, es emotivo y muy bonito, me ha gustado,besos guapa :)

    ResponderEliminar
  3. Wow me. Ha. Encantado. En. Serio. Wow. Tu manera de describir es tan apasionada y a la vez oscura simplemente perfecta. Me gusto muchisimo lo de: "¿Volé? No, nunca he tenido el valor suficiente para tirarme al abismo. Pero ese oscuro color que había sumergido sin previo aviso desapareció, no se convirtió en un blanco como el de aquel pájaro. Sin embargo, me ayudó a superar el dolor".

    Besos!
    PD: sige escribiendo y compartiendo estas historias "sin importancia" ( PARA MI SON IMPORTANTES :D)

    ResponderEliminar