.

.

◄ Hablemos de lo maravilloso que es Stefan Zweig ►


Había una vez, una tonta que no había probado los libros de Stefan Zweig. Pero un día decidió leer su libro favorito, el libro favorito entre todos sus favoritos, "Carta de una desconocida". Su libro. Su amor. Su todo. Su... en fin. Creo que he insistido mucho con que ese libro significa para mí mucho. 

457321173855Novela de ajedrez

Luego, llegaron tiempos mejores. Esa niña tonta decidió descubrir a ese hombre que había escrito "su libro". Al azar eligió el libro "Veinticuatro horas en la vida de una mujer". ¿Qué descubrió en ese libro? Que la esencia de "su libro" seguía muy presente. Entonces ocurrió lo inevitable, le encantó tanto como "su libro". Frustrada por la sorpresa encontrada (no se lo esperaba), decidió seguir con esa aventura tan increíble. Llegó en sus manos "Novela de ajedrez". ¡Ajá! No le gustaba, no parecía gustarle. Hablaba sobre cosas que no la entusiasmaban mucho. Sin embargo, en una página determinada... "boom", se mostró su faceta. La faceta de Stefan Zweig. La trama giró de repente en torno a un hombre encerrado por su destino, y que para escapar de esa maldición... ¡robó un libro! Mierda, ese libro era sobre el ajedrez. Aún así... era un libro, Su salvación. Vale, "Novela de ajedrez" me llegó a fascinar. Por tanto, inevitablemente llegó a formar parte de mi vida, de una forma muy especial. Ya muy enfadada, decidí que era imposible que Stefan Zweig escriba esos libros, como si supiese que había en este mundo una lectora como yo. Lo volví a intentar, para demostrármelo simplemente. El último libro que he leído del autor es "El amor de Erika Ewald". No, no, no. Ese libro, en verdad, se llama "El amor de Diana D." Pero el autor prefirió el nombre Erika. A lo mejor tenía más afinidad por las letras "E" y no por las letras "D". Yo se lo perdono. Lo que no puedo perdonar, ¡es que me haya enamorado con su estúpida historia! 


Sí, sí, sí. He leído cuatro libros únicamente, cuatro libros que tienen la máxima valoración. Aún así yo confirmo que Stefan Zweig me está conquistando poco a poco, y a la vez de forma muy rápida. Sin pausas, sin poder digerirlo. Sin duda. --> ¿Puedo fangirlear en una entrada o me tengo que comportar? Pregunta importante.

Bueno, me comportaré. No voy a ser, en ningún momento, objetiva cuando tenga que valorar sus libros. Estos libros me gustan a mí personalmente, y sólo a mí, por múltiples cuestiones. Son razones que aguardan en mi interior. Oh, la niña de "Carta de una desconocida". Siendo una niña, y ella se enamoró de él, siendo un adulto. Ese amor tan... infantil, tan hermoso. Oh, la mujer de "Veinticuatro horas en la vida de una mujer". Pensaba que podría salvarlo a él. Pero, ¿puede alguien salvarnos de nuestros demonios internos? Oh, la joven de "El amor de Erika Ewald", y el amor que sintió por él. Lo más hermoso es que nunca murió su amor, nunca... y yo soy tan así, si me enamoro de una persona, lo siento, pero la amaré siempre. Soy muy fiel. No miro a nadie más. Me enamoro y soy tuya. Tan cierto. Y tan triste. Oh, el hombre de "Novela de ajedrez", y su pasión por un libro.

Me pregunto, Stefan Zweig, siendo tu un hombre, ¿cómo has llegado a comprender de esta forma tan íntima a las mujeres? ¡¿Cómo?! Me encantaría saberlo. Lo necesitaría. Pero nunca lo sabré.

Lo que sí tengo claro es que nunca alejaré tus libros de mi vida. Nunca. Porque creo que es lo más agraciado que tengo en la vida. Me alivian el alma. Estoy consciente de que no habrá ser humano que me haga sentir lo mismo que tus libros. Así puedo seguir viviendo. Stefan Zweig, ahí donde estés, recuerda que tus libros me devuelven las ganas de vivir. Espero que lo tengas presente.



4 comentarios:

  1. ¡Hola, Diana! Ya lo hemos hablado por Twitter. Los dos hemos descubierto a Zweig este año y los dos nos hemos quedado patidifusos con sus historias, su extraordiaria empatía no solo con las mujeres, sino con ambos sexos. Lo digo porque he leído Confusión de sentimientos (te la recomiendo mucho, así como Mendel el de los libros) y lo demuestra con creces. He tenido Novela de ajedrez varias veces en la mano en la librería, pero siempre me he acabado decidiendo por otra de sus obras. Cuando hablas de él he decidido comprarlo, pero después sigues contando y cuando hablas de El amor de Erika Ewald me he quedado indeciso. ¡Ahora no sé con cual hacerme! (pero esto ya me lo conozco, iré a la librería, compararé precios, sinopsis, número de páginas y mil cosas más para decidirme para acabar comprándome ambas novelas).
    Dentro de unos días espero reseñar Mendel el de los libros! :)
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Holaaa Diana!
    Para premiar tu fantástico blog tengo el placer de comunicarte que te he concedido unos cuantos premios en una entrada muy especial publicada en mi blog :) Cuando quieras puedes pasar a buscarlos:

    http://donde-los-valientes-viven-eternamente.blogspot.com.es/2015/04/100000-visitas-superadas-en-el-blog.html

    ¡Un beso muy grande!

    ResponderEliminar
  3. Por que he dejado abandonada la bloggosfera y perderme tus palabras??? soy tan tonta lo se.Me encanta leerte mucho muchisimo ¡que bien hablas señor! con que ternura, dulzura y amor hablas de los libros, es precioso ME ENCANTA ME ENCANTA no se como lo haces pero te envidio, es un don o algo.Amo los libros leer pero no me sale expfresar de esta manera ese amor supongo que soy fria y mas bien voy al plone objetivo pero bueno.
    Y pues nada que tengo que probar al autor, me he apuntado el de Erika para leerlo^^

    me encanta lo de me enamoro de una persona y la amo para siempre<333 me pasa igual con Alex (ya esta ellie con alex que pesada XD) Es que lo siento tan asi que mas da que no sepa mi existencia yo le amo y le amare para siempre.AYY necesito ese libro solo por esto jeje puede que me pase como a ti

    un beso

    ResponderEliminar
  4. Ay, que entrada tan bonita. Yo espero un día encontrar un autor que sea para mí como lo es Zweig para ti, y es que está Oscar Wilde, que me enamoró con sus cuentos y siempre digo que es mi favorito pero no sé, aún no ha despertado sentimientos como los que tu expresas por Stefan Zweig, igual, podría leer más libros suyos o de repente sigo leyendo a Zweig u otro autor y me enamoran tal como a ti.
    Besos.

    ResponderEliminar