Ir al contenido principal

◄ Escribiendo #1: ¿escribir como talento? ►


¡Que manía con las nuevas secciones! Lo siento, espero no confundir mucho a los lectores con tantos temas. En esta ocasión, quería abrir una sección relacionada especialmente con la escritura, la creación literaria en general. Los objetivos principales serían poder compartir mis experiencias, dudas, deseos, y un gran etc, cuyo fin último... aprender. Aprender mucho. Lo necesitaría. :)


#1- ¿Escribir como talento?

Hace unas semanas he empezado a escribir un poco más de lo normal. Realmente empecé a escribir desde hace ya bastante, pero sólo lo hacía de vez en cuando. Ahora que estoy descubriéndome un poco, se me ha ocurrido una pregunta. Bueno, siendo sincera, esta pregunta nació en mí desde que empecé a darme cuenta de que me gustaba mucho escribir. 

Pregunto, como inexperta que soy, ¿escribir es algo que te tiene que dar muy bien? ¿es una talento que tienes que poseer? Y me explico. A mí me encanta escribir, pero no soy consciente de poseer ningún talento, o algunas cualidades superiores que me permita poder dedicarme a ello sin grandes problemas. 

¿Cómo poder darme cuenta de ello? En serio, ¡¿cómo?! A ver, me lo imagino por un momento. Empiezo a abrir la pantalla donde escribir, en cualquier momento, y mis dedos se deslizan por el teclado. Pasan horas. No me doy cuenta. Lo termino. No respiré, ni pestañeé. Ni nada. Lo logré. Lo vuelvo a leer. Me parece increíble. ¿Es así cómo tiene que suceder? Yo no lo sé. ¿Eso les sucede a los escritores? ¿Tienen que fluir las cosas sin tener que pensárselas mucho?

Hablemos de mi caso. Escribo cuando siento la necesidad. No puedo escribir siempre, siendo ya un problema (?). Vale, a lo que iba. Escribo por ejemplo, ahora mismo, que me siento inspirada. He recordado algo, me siento nostálgica. Empiezo a redactar lo que siento. Pasan unos minutos. Ya no puedo seguir. Lo vuelvo a intentar. Intento escuchar música para que el recuerdo que había atrapado vuelva a mí memoria. No lo vuelvo a sentir de la misma manera. Lo que escribo adquiere otra tonalidad. Deja de gustarme. Me altero. Han pasado horas. He escrito tres páginas. Podría haber escrito ya veinte páginas como buena escritora (?). Encima, ¡me parecen malas! 

Entonces, ¿debería escribir uno cuando se da cuenta de que puede hacerlo gracias a su talento innato? O se trata, además, de trabajar mucho. ¿Se consigue lo que uno quiere trabajando? Uff, son demasiadas dudas que debería ir desarrollando poco a poco. 

Resumiendo, ¿merece la pena escribir porque es lo que uno ama aunque no se cree dueño de un talento que lo ayude? (¿esta pregunta estará bien redactada? jajajajajajajaja) En fin.


Me encantaría conocer tu opinión, en serio. Lo anhelaría mucho. 
Por favor. ¿Qué sientes al respecto?

Gracias:)))

Comentarios

  1. Hola, Diana.
    Últimamente he dejado bastante de lado el escribir por mi cuenta, pero solía escribir y pienso que el talento está, en ocasiones, sobrevalorado. En mi opinión, tan importante es tener talento como trabajar duro para mejorar en algo; no creo en lo de "se me da mal" como excusa para dejar algo (a no ser que realmente no te guste ese algo), pero tampoco en el "el talento es hacer algo perfecto desde un principio". A mí me parece que existen dos caminos que se entrecruzan:

    El primero es aquel que sigue quien ha nacido con un talento concreto; no creo que esto sea lo que describes de que te sientes y todo fluya a la perfección, quizá esto pase a veces, pero no considero que sea un requisito a la hora de considerarte un escritor (o lo que sea) con talento.

    El segundo es aquel que sigue quien siente pasión por algo, pero no posee un talento especial. A veces parece que este camino es mediocre, supongo que porque nos han vendido la idea del típico genio Hollywoodiense, pero en realidad no es ni mejor ni peor que el anterior: tienes un interés y lo cultivas, aprendes y mejoras.

    En ambos se pueden dar casos de brillantez y en ambos se pueden dar fracasos (si tienes un gran talento, pero no sabes cultivarlo o aprovecharlo, el talento tampoco es suficiente, igual que el trabajo duro no es suficiente sin absolutamente ninguna habilidad para aquello en lo que trabajas).

    En conclusión, aunque la curiosidad es buena y creo que todos hemos sentido lo que describes en la entrada, no creo que los grandes autores nunca lo sintieran ni creo que haya sólo una forma de ser un "autor con talento". A mi modo de ver, merece la pena escribir si te gusta escribir, creas o no que tienes talento. No creo en la idealización del arte como actividad que siempre es placentera y por tanto no pienso que por tener dificultades a la hora de plasmar lo que quieres decir sea no tener talento, simplemente tienes que trabajar. Es como en cualquier otra cosa: que una vez quemes las lentejas no te hace un pésimo cocinero, simplemente te falta aprender cosas, lo mismo pasa con la escritura, creo yo.

    Después del rollazo que te he soltado, sólo me queda decirte que espero que disfrutes de la escritura durante mucho tiempo y que lleves tus proyectos donde los quieras llevar.



    Saludillos ♪

    ResponderEliminar
  2. ¿Hace falta ser Mozart para aprender a tocar el piano? ¿Hace falta tener unas nociones básicas de ritmo y un poco de oído? Sí. Pues con escribir es lo mismo, no creo que se trate de haber nacido con el don bajo el brazo, pues con unas mínimas habilidades se puede escribir, y son habilidades que posee cualquiera.
    Otra cosa es la habilidad para plasmar escenas y transmitir con las palabras lo que queremos transmitir, y otra cosa distinta, también, es crear una trama, unos personajes, e hilarlo todo demanera que quede uniforme, con sentido y más o menos bien hecho. Todo esto es difícil, igual que es difícil tocar teclas con ambas manos recordando donde está cada una y sin equivocarte, pero se puede aprender, es solo cuestión de práctica y más práctica.

    En cuanto a lo que preguntas sobre si es así como debe sentirse un escritor, la respuesta es que un escritor debe sentirse como cada escritor se sienta. No hay un proceso "correcto", solo el proceso que mejor le venga a cada uno. Yo, por ejemplo, no escribo cuando "me viene la inspiración", eso lo hacía antes, cuando empecé. Para mí escribir, a estas alturas, es algo mucho más metódico. Cada día sé lo que voy a escribir porque previamente me lo he organizado, y da igual que no tenga ganas, lo tengo que hacer.

    Todo depende muchísimo de lo que quieras de la escritura y de cómo esa pasión se desarrolle en ti. Yo antes escribía lo que me venía y escribía cuando tenía ganas. Ahora hago procesos de organización más complejos, encadeno un proyecto con otro y sueño, si es que eso es siquiera posible en este país, con vivir de mis libros. ¿Lo conseguiré? Seguramente no, pero este sueño no lo he elegido yo, más bien él me ha elegido a mí y no sé vivir sin intentar cumplirlo :)

    Me he puesto super filosófica al final, pero es que tus entradas suelen invitar a reflexionar *-*

    ResponderEliminar
  3. Escribir no requiere nada más que lápiz, papel (=ordenador) y ganas de hacerlo. Que tengas talento o no es algo que difícilmente juzgarás tú misma y posiblemente tampoco concuerden los demás en valorarlo. Creo que todos los escritores (salgo alguno con el ego más grande que la Torre Eiffel) sienten en algún momento que no sirven para ello, que no son lo suficientemente buenos, o directamente no pueden escribir durante variables períodos de tiempo, por más que lo intenten. Lo que te planteas y te sucede es algo, en mi opinión, totalmente normal. Quizá te sirva saber que Tolkien no pensaba que sus escritos fueran gran cosa, sino que escribía El Señor de Los Anillos y otras obras por puro placer y pasó años haciendo, deshaciendo, criticando y destrozando sus libros antes de publicarlos. Raramente un escritor es bueno porque crea que lo es, sino porque el lector percibe cierta grandeza u originalidad en su obra, y eso sólo podrás saberlo cuando recibas feedback de lo que escribes. Dicen que un buen escritor nunca deja de aprender, de mejorar y de superarse, y es cuestión de trabajo, no creo que sea un gen o una habilidad concreta que se pueda reconocer al nacer, como el tener o no la voz adecuada para ser soprano o el físico perfecto para ser jugador de baloncesto. Ser escritor es otra cosa... y solo lo descubrirás si sigues por el camino que valientemente has comenzado.

    En resumen, todas tus dudas son normales. No te agobies y disfruta :)

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Yo escribo pero lo que escribo es meh, así que no sé si te ayudará lo que te voy a decir pero yo creo que el estilo es algo que tienes, personal, todo el mundo lo tiene como todo el mundo habla de una manera particular. Independientemente de eso, un buen escritor no nace. Es cierto que hay personas con más facilidad por diversos factores pero no creo que nazca sino que se hace con la lectura y la escritura. Yo te recomendaría que aunque no te guste lo que escribas, nunca lo borres porque siempre puedes aprender de ello. Y tampoco abandones nada, si tienes un proyecto. Yo he abandonado dos y bueno, estoy intentando no abandonar este. Yo he mejorado mucho desde que empecé, o eso quiero pensar, y no soy ni de lejos alguien que escriba bien. Además, creo que un buen escritor es muy subjetivo porque depende de si te gusta el género, el estilo o la trama. De todos modos, el estilo lo tienes solo te faltaría escribir ;)
    Pero hay veces que el escribir "bien" o "mal" no importa tanto mientras la historia te cautive, y no me refiero a que no importe que hagas faltas ortográficas, sino que si tu estilo es más simple o alambicado importa en la medida de importancia que tu le quieras dar.

    No sé si se entiende este batiburrillo de ideas pero bue, espero que al menos te sirva para algo (???)

    Un beso! ♥

    ResponderEliminar
  5. No hay escritura más valiosa que la que surge de emociones, sentimientos... No hace falta talento, aunque ayuda, claro. Yo creo que la sensibilidad está por encima, y si encima amas lo que haces como mínimo te aportará una gran satisfacción personal.
    Cierto es que este tema da para párrafos y más párrafos pero la esencia la resumo en lo que ya he escrito: si lo que escribes surge de lo que sientes va a tener un valor único. Y, si amas lo que haces, ¿por qué dejar de hacerlo?

    ResponderEliminar
  6. Muy buenas,

    No sé si te podré ayudar con las dudas que tienes, básicamente porque después de llevar años escribiendo y de dedicarme profesionalmente a ello, yo mismo las sigo teniendo. Pero creo que, al menos, sí que puedo encauzar un poco tus ideas para que veas que tus dudas en realidad no lo son, sino que forman parte de esa idiosincrasia que significa ser escritor. Aunque creo que antes de nada debemos empezar por lo del talento. La gente suele decir que un escritor no nace... lo cierto es que discrepo en ese punto, pero con matices. Para un escritor, escribir es una pulsión, una necesidad, lo hacemos a todas horas sin darnos cuenta; vamos con nuestra libreta a cuestas, anotando ideas, creando personajes, formulando teorías... muchas de ellas luego no verán la luz, pero están ahí, agazapadas entre sombras de tinta y papel. ¿Eso quiere decir que una persona no pueda "aprender" a escribir? Por supuesto que no, quiere decir, simplemente, que si tienes ese gusto por escribir, esa necesidad, es que has nacido con ese talento, ni más, ni menos. Para ser escritor lo único que hace falta es escribir... Luego está el tema de ser un "buen escritor", para eso lo que se necesita es mucho esfuerzo, trabajo constante, algún que otro sacrificio y paciencia... paciencia... y creo que no lo he dicho: paciencia. La escritura -y el cerebro por extensión- es un músculo que hay que ejercitar. Escribir todos los días es una sana costumbre y además te ayudará a encontrar la fluidez que necesitas para completar tus proyectos. ¿Escribes tres páginas? ¡Genial! ¿Cinco? ¡Mejor! ¿Una? ¡Estupendo! No hay un número fijo para lo que tienes que escribir, lo único importante es que lo hagas. Además, hay momentos más prolíficos que otros: durante una temporada yo escribía diez páginas al días, tronase o hiciese sol. En cambio tengo compañeros que dicen que con tres les llega. De todos modos, a medida que te vayas soltando, te será más fácil y, cuando te des cuenta, verás que tienes cientos de páginas "manuscritas".

    Escribir solo se consigue escribiendo (perdón por repetirme, pero es que es así), puliendo tus habilidades, aprendiendo de tus errores, escuchando, leyendo y, sobre todo, escribiendo. Si tú escribes, si tienes dudas, si te preocupa tener talento para conseguir tu sueño, lamento decirte que estás maldita, has sido tocada por los dioses y no vas a poder dejar de hacerlo. Ya has dado el primer paso y has comenzado a domeñar tu talento. Ahora toca la parte difícil... ¿pero quién dijo miedo? Lo importante, lo único importante en realidad, es que quieras y que no pierdas nunca la ilusión. Si mantienes eso, lo demás será pan comido -o casi-.

    Por último me gustaría responder a esa última pregunta que has formulado: ¿Merece la pena? Siempre. Perseguir lo que quieres siempre merece la pena. Puede que sea difícil, que no siempre te vas "recompensado", que los caminos se tuerzan, pero sin lugar a dudas merece la pena. (Como ves, he obviado deliberadamente el tema del talento en la pregunta; las dudas son normales, todos las tenemos y el que diga que no, miente. Así que escribe, da rienda suelta a tu talento, y no dejes de hacerlo, porque el único escollo insalvable que puede aparecer en tu camino es aquel que tú misma te pongas).

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Como creo que ya no puedo añadir nada más a lo que ya te han dicho, te diré algo que siempre comentan dos artistas que admiro y que son muy buenos en sus respectivos trabajos.

    Por un lado Neil Gaiman. A menudo le preguntan si hay que tener talento o qué hace falta para escribir. Y él siempre dice lo mismo: el talento se va adquiriendo, es todo experiencia y ponerle ganas. Ganas de escribir y de ir aprendiendo de los errores.

    Por otro, Nick Cave (un músico que escribe unas letras impresionantes - guste o no el estilo - Bueno, también ha escrito novelas pero aún no les he podido echar el ojo). En alguna ocasión ha comentado que se tomaba lo de escribir como un trabajo mundano. Es decir, a las 8 se levanta, se prepara su café y se mete en su despacho y no sale hasta la hora de comer. Vamos, como un trabajo de oficina. A lo mejor durante una semana se dedica a escribir todo lo que se le ocurre y la semana siguiente a pulir las letras, descartar las que no le convencen, etc.

    Así que creo que más que talento innato, es cuestión de practicar :)
    Yo llevo años sin escribir nada. Y era muy autocrítica, demasiado >_< Y aunque ser autocrítica está bien, tampoco hay que obsesionarse e intentar leer los textos propios como si fueran de otra persona, de una manera más objetiva :)

    ResponderEliminar
  8. Hola Diana! Qué tal?
    Ufff, no te sé responder. Yo creo que uno mismo no sabe si tiene talento, escribe lo que le sale de dentro y solo por eso lo ve alucinante. ¿Cómo juzgar si alguien escribe bien o mal? No hay ningún jurado que pueda dictaminarlo, cada uno encontrará que le llega un escritor u otro. Pero yo soy de la opinión de que muy de vez en cuando nace un genio, que las casualidad encajan y los planetas se alinean para llevarlos al oficio de escritor y crear verdaderas maravillas de la literatura.
    Yo soy un cobarde escribiendo, y es que soy tan sumamente perfeccionista que he escrito muchísimas primeras páginas y muy pocas segundas.

    Besos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario