Ir al contenido principal

◄ Reflejando #5: para ella... ►


Querida Laura Tejada,

Esta entrada te la dedico especialmente a ti, es tu día.

Antes que nada, siento mucho estar tan ausente (tanto en Blogger, como en Twitter...). Aún así, confieso que de vez en cuando me he pasado como un fantasma por tu blog (por cierto, ¡qué hermoso cambio!, y me encantó la historia del fotógrafo). 

Lo que pretendía, en principio, con esta pequeña publicación es felicitarte ("en principio", pues a saber en qué punto termino...). Podría hacerlo mediante un tweet, pero esos pocos caracteres no me bastan para transmitir todo lo que se ha ido acumulado en mi mente. Poco a poco se han depositado partículas extrañas en mi mente, y la noto tan pesada. Además de todo ello, como ya he mencionado un par de veces, el TFG me está robando casi toda la parte de mi tiempo. Creí que desapareciendo por un tiempo, por un período más largo, todo se solucionaría. Toda mi mente quedaría despejada. Eso, eso esperaba. Error, y un suspiro me salió mientras escribí la palabra "error". 

¿Ves? Esta entrada era para que te deseara todas las cosas bonitas del mundo, y mira dónde terminé, hablando sobre mí misma. Pero realmente tenía que hacerlo, para poder confesar, ahora, en segundo lugar, una cosita. ¡Algo me está haciendo feliz! ¿A que no sabes qué es? Hm, no sé si lo habrás adivinado. Se trata de tu libro, tu hermoso libro. Reconozco que me he adelantado, mañana dará comienzo la lectura conjunta (esa lectura conjunta que nos hará arder), y yo... involuntariamente, esta mañana, he abierto tu libro. Una descarga eléctrica me ha hecho abrirlo (será Alice y sus poderes).

Ahora por fin lo sé, estaba equivocada. Pensaba que lo mejor sería dejar tu libro para agosto para así centrarme en mi proyecto y en mis cosas más personales. Pero no, creo que he ido mal encaminada. Pues, tu libro es diferente. No, no lo exagero. Te lo explico. Estos días estaba leyendo el gran libro "Rebecca", un clásico maravilloso. Mientras leía sus páginas sentía lo que suelo sentir cuando leo libros, amor. Sin embargo, esta mañana al leer tu libro... no he sentido únicamente ese amor tan especial, no. Lo que percibí fue todo un cambio en mí, algo diferente, más poderoso, excitante, apasionante... algo parecido a la necesidad de sentirse viva. Estalló. Estallé. Una pequeña explosión. 

A lo mejor se debe a que te echaba de menos, os echaba de menos. Vi tu nombre en esa portada, y por fin sentí lo que realmente no suelo sentir, "amor hacia las personas". Gracias, Laura, por escribir este libro, por recordarme que vivir también es maravilloso. Sí, no tiene sentido. Relacionar tu libro con la vida, mi vida, o todo lo que siento sin que nadie lo vea. Es tan... complicado. "El ser humano tiende a ocultar aquello que no es capaz de explicar." Esta mañana he estado leyendo durante una hora como si mi vida dependiese de ello. No importaba ya nada. Lo que pasaría mañana sería algo que me dejaría de importar. Todo llegaría. Mientras, sólo quería amar algo. Amar este libro. 


No sé si podré participar activamente en la lectura conjunta, aún así saldré con tu libro por todas partes. Seremos dos almas viajeras. En cuanto me sienta perdida, Alice me ayudará. Lo sé. Eso lo vi en las primeras 30 páginas. ¡No me está decepcionando tu libro! Me está gustando, y ya no me siento tan sola. Felicidades nuevamente, Laura. 

Eso no es todo lo que tengo que decirte, no te preocupes. 

Apareceré. 

Comentarios

  1. Me has hecho llorar. De hecho, estoy llorado ahora mismo.
    No sé ni qué decir. Para mí lo más importante es la experiencia de leer, el proceso, el viaje que empredendeis cuando decidís darle una oportunidad a mi obra. Lo que has descrito es algo increíble, y lo has expresado con tanto amor y cariño que me ha llegado muy muy dentro.

    Gracias. Por hacerle un hueco a Täryenn en tu estantería, en tu tiempo, en tu vida. Y gracias por darme un hueco a mí, aunque solo sea en tus pensamientos. Tú también estás en los míos.

    Eres amor =)

    ResponderEliminar
  2. La madre que os parió a las dos. Joder habéis hecho llorar a un tío de 46 años, mierdaaaa eso no se hace.

    Y ahora .... que hago ???

    Uhmm seguiré leyendo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario