Ir al contenido principal

¦ Real o irreal ¦ No me gusta

No me gustan las mañanas vacías, y los atardeceres sombríos. No me gusta el café sin azúcar, ni las tostadas con aceite que te dejan un peculiar sabor en la boca, ese sabor que ni todas las horas siguientes lo pueden borrar. No me gustan los espejos que cada mañana te sonríen maliciosamente. No me agrada descubrirme en esas láminas transparentes, porque cada mañana me veo diferente. No me gusta sentirme distorsionada, y por ello golpearía con mi puño cada uno de esos espejos que dominan mi casa. No me satisface ver la sangre condensada manando de mis manos consumidas por el tiempo. No me gusta mezclarme entre la gente para que me señalen con el dedo, ni esas miradas que te atraviesan y te derrotan. Me repugnan los humanos, y especialmente esos hombres que se creen los dueños de todo. Me disgustan los silbidos, el motor de un coche, el grito de alguna adolescente enloquecida por el humo del tabaco o de la propia ciudad... No me gustan las heridas que mis manos sufren por el contacto con el agua helada, ni el cuchillo atravesando mi dedo mientras corto una cebolla. No me gusta pasar las horas lavando platos mientras podría estar escribiendo sobre cómo el cliente del sombrero rojo se esconde en este lugar para tomar una copa mientras sus hijos lo buscan, o sobre cómo la niña de ojos azules me agarra la pierna y me pide desesperadamente que juegue con ella. No me satisfacen las horas perdidas, las que se fueron para ya nunca volver. No me deleita el frío, ni la noche oscura, ni el camino que tengo que recorrer hasta mi casa, pues volvería a sentirlo todo de la misma manera y por segunda vez en ese día. No me gusta vagar entre la niebla, ni sentirme ciega por las lágrimas que avanzan por mi rostro hasta perforar mis pulmones. No me agrada sentirme viva en un mundo muerto. 

Comentarios

  1. ¡Qué profundo Diana!
    Pone mucho de ti, muchísimo, y se enreda todo para dar lugar a imaginar algunas escenas. En el fondo, muchas cosas que odias, son detalles con pequeña solución.
    Y otras cosas, bueno, puedes soñar el acabar con ellas. ¡Quién sabe!
    Quizás empieces una revolución :)

    A mi no me gusta el fracaso, pero eso ya lo sabes.
    Ni el transporte público. Tampoco voy a ir de súper digno.

    Contra todo lo demás, ¡lucharemos con fuerza! :)
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Diana! Me encanta como escribes *.* Compartimos la mayoría de las cosas que no nos gustan :P
    Pero bueno, todo no es feo en este mundo, siempre hay pequeños detallitos que si que gustan.
    Un beazo, guapa.

    ResponderEliminar
  3. A mí no me gusta la hipocresía ni las aceitunas :)
    Besos Diana!!

    ResponderEliminar
  4. O_______O

    Me ha encantado. Además, casualmente estoy oyendo la música que Ellie ha compartido en una entrada de su blog mientras leo otros blogs y ha dado la casualidad de que te he leído con Lana del Rey de fondo y.... Dios, qué maravillosa combinación. La canción ha sido "High by the beach", por cierto.
    Preciosas palabras, Diana *_*

    ResponderEliminar
  5. Que manera mas bonita de decir lo que no te gusta, y que irónico a la vez.

    A mi no me gusta ser humana ... ojalá a ver nacido cualquier otra cosa.
    No me gusta la superioridad que sienten algunas personas por la razón que sea
    No me gusta que no me guste un álbum de mis grupos favoritos.
    No me gusta mi nombre.
    No me gusta madrugar.
    No me gusta limpiar el polvo.
    No me gusta el amarillo.
    No me gusta ver a niñas que por ser niñas deban llevar falda como uniforme.
    No me gusta tener que sacar visado para casi todos lados, por ser latinoamericana.
    No me gusta la palabra "belleza exótica"
    No me gusta la palabra "padres"
    No me gusta el marisco.

    y bueno no me gustan muchas mas cosas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario