Ir al contenido principal

¦ Rostro invisible ¦ Ceguera


No sé si soy una ilusa. Quizás intente atrapar algo que nunca existió, algo que vivió dentro de mí como una idea efímera. Sigo caminando con una tela sobre los ojos. Arrastro mis pies por el suelo mientras mis brazos se elevan en el aire para acariciar con los dedos la superficie de los objetos que deben existir en la oscuridad presenciada. No debo caer. Y si me deshago de aquella tela para visualizar mi sendero seguido, nada cambia. La negrura existe tanto en mis pupilas como en mi cerebro. Con este párrafo incomprensible pretendo dictarme a mí misma que me encuentro perdida, más que nunca.

Mi primera historia escrita, el color que habita en mis ojos, trata sobre una joven que pasa por varias fases desencadenas por su ceguera. Trauma físico y social, shock y negación inicial, aflicción y encierro, hundimiento y depresión... ¿autoaceptación y autoestima? Todo se solapa. Se puede llegar hacia el otro extremo pero también se puede retroceder hacia el principio. No existe ese equilibro emocional. Mientras escribía los capítulos, creía tenerlo todo claro. No lo he vuelto a leer, pero imagino que no habré conseguido llevarlo hacia donde yo quería. Seguramente, nadie lo entienda debido a lo mal que me expreso. Me he perdido, nuevamente, tanto en mi vida como en mi historia.

Pretendía escribir una entrada corta y clara, pero su sentido se desvaneció a medida que mis palabras fueron escritas. Ahora, ¿cómo acabar con este dolor que me ocasiona mi ceguera? No he conseguido salvar a mi protagonista, entonces, ¡¿cómo pretendo salvarme a mí misma?

Comentarios

  1. Tu protagonista está perdido y tú no serías una buena escritora si no te perdieras con él. Lo malo es que tú eres la que se tiene que encontrar antes. Una vez lo hagas, lo podrás guiar y la novela quedará redonda. Lo bueno es que, aunque no hayas conseguido salvarlo, al ser tú la creadora de su mundo puedes ir marcha atrás e intentarlo tantas veces como quieras. Para hacerlo, céntrate en salvarte.
    Besos y ánimo,

    ResponderEliminar
  2. Hola :)
    Qué hermoso, no me imagino cómo sería pasar por ese proceso, el miedo, el horror de saber que perdiste algo vital para ti, el tener ahora que depender de alguien al principio, no sé, es un proceso por el que, aunque sea sólo en ficción te atrapa, espero logres salvarte para poder salvarla ^^
    Besoss

    ResponderEliminar
  3. Madre mía, Diana.

    "La negrura existe, tanto en mis pupilas como en mi cerebro".

    Yo creo que tienes que confiar más en ti misma, dentro de ti hay un mundo precioso y único. A mi me parece un gran párrafo. ¿Puede que necesite correcciones tu proyecto? Sí, pero es normal. ¡Estamos aprendiendo!

    Eres genialosa, una artista.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario