.

.

¦ Reseña ¦ En el café de la juventud perdida

Fotografía: Simona

« En el café de la juventud perdida »
Patrick Modiano (goodreads)

«Un día la sorprendí sola y leyendo». 

¿Sinceramente? No tengo mucho que decir. Patrick Modiano nos cuenta la historia de unos seres cuyos corazones están perdidos por París; corazones que acaban uniéndose de alguna manera. El centro de gravedad de esta pequeña historia tiene un nombre, y ese nombre le pertenece a una joven aparentemente invisible que consigue despertar el interés de aquellos que fijen sobre ella sus miradas.


«Nuestro encuentro, cuando lo pienso ahora, me parece el encuentro de dos personas 
que no tenían raíces en la vida. Creo que los dos estábamos solos en el mundo». 

El lector emprende un viaje apasionado; descubre los lugares más insólitos de París. Se interna en cafeterías y librerías, y busca junto con nuestros personajes algo que les lleve hacia la reclamada felicidad.

«Había en París zonas intermedias, tierras de nadie en donde estaba 
uno en las lindes de todo, en tránsito, o incluso en suspenso». 

La prosa es encantadora, aporta nostalgia y pesadumbre; un conjunto de emociones que me recuerda a algunos amados autores. Se navega entre el pasado y el presente a medida que se intenta cruzar fronteras, por más imposibles que parezcan... Buscan. Buscan aquel sentido que todos queremos atrapar.

«Caminaba impaciente por llegar al final, allá donde
no había más que el azul del cielo y el vacío». 

Sin embargo, a pesar de todo lo comentado anteriormente, la trama no resultó ser profunda. He tenido la sensación de que no existía una conexión real, y que los personajes fueron arrastrados por una corriente incontrolable. La imaginación juega un papel decisivo. El lector debe empujarse hacia delante sin demasiada fuerza, y recorrer las líneas escritas a su ritmo, sin esperar que nada importante ocurra.

Este libro relaja, simplemente relaja. Recomiendo que se lea mientras se esté tomando un café humeante, pues sentirá las cosas de distinta manera.

«¿Qué? ¿Encuentra algo que la haga feliz?». 

1 comentario:

  1. Pues me apetece leer algo relajante, la verdad. Me llama un montón que esté ambientado en París. Me lo apunto.
    ¡Saludo!

    ResponderEliminar