.

.

¦ Reseña ¦ La joven de las naranjas

« La joven de las naranjas »
Jostein Gaarder (goodreads)

Tal vez no exista una intimidad más grande que la de dos
miradas que se encuentran con firmeza y determinación,
y sencillamente se niegan a apartarse.

Este libro llegó a mí debido a una simple y maravillosa coincidencia —lo cogí de la biblioteca sin ser consciente de ello—. No se trata de un libro cualquiera, ¿lo saben? Quizás lo sea para otra persona; probablemente lo sea para otro lector, pero no lo fue para mí. Me ha parecido una historia preciosa y encantadora; una cosita dulce y conmovedora; una pequeña joya olvidada. La historia contenida me sensibilizó tanto que acabé llorando, pero no fue debido a la tristeza que pueda albergar, más bien se debió a la luz que desprende.

El narrador, siendo un adolescente, nos cuenta la historia de su padre, y, en definitiva, la historia de los dos. Acaban escribiendo juntos el desenlace de este libro —libro que deben leer—. El narrador —pues no sé quién sería el protagonista de esta historia— descubre a «la joven de las naranjas» gracias a... No quiero decirlo. No me gusta comentar nada sobre el contenido de un libro —aunque en eso consiste una reseña—, pues prefiero que el lector lo descubra por su propia cuenta.

Todos los cuentos tienen sus propias reglas, quizá sean 
precisamente las reglas lo que distingue a un cuento de otro.

En fin, voy a seguir... Esa joven de las naranjas tiene un papel muy importante, y nuestro protagonista la conocerá gracias a su padre. Los dos encontrarán «piezas» —propias o no— que se unirán para devolverle la vida a algo perdido. Esas «piezas» habían desaparecido, o quizás seguían estando ahí, pero no las vieron hasta cierto momento. ¿En qué consisten realmente esas «piezas»? Tratan sobre la vida y la muerte; sobre la separación entre dos mundos. Y nuestra «joven de las naranjas» —con todo su misterio— embruja esa línea divisoria, y nos muestra cómo fusionarlas.



Existe una pregunta que se nos plantea, tanto al narrador como al lector. Y esa pregunta es tan sumamente importante... que no pienso mencionarla. :)

Esta reseña no dice nada, absolutamente nada. ¿Cómo escribir algo sobre lo que tanto te ha enamorado? ¿Cómo hacerle llegar a otra persona tus sentimientos? No obstante, espero que algo haya quedado claro: tienes que darle una oportunidad.

Desde aquella noche siempre he sabido que las estrellas no son de fiar. Al menos no son capaces de salvarnos de nada, y también de ellas tendremos que despedirnos un día. Cuando mi padre se echó a llorar de repente mientras estábamos volando por el espacio, comprendí que nada en el mundo es de fiar.

1 comentario:

  1. ¡Hola!
    Me ha gustado esta reseña porque me ha dejado muy intrigada. No cuentas casi nada y eso hace que me de mucha curiosidad y que me apetezca leer el libro. Queda apuntado y espero poder animarme con él en algún momento.
    Un beso

    ResponderEliminar