.

.

¦ El oficio de leer ¦ Mejores lecturas de mayo


Al final del mes suelo publicar una entrada con todas las lecturas leídas durante ese tiempo. No obstante, en esta ocasión, sólo mostraré mis mejores lecturas —consideradas aquellas que han obtenido las cinco estrellas, según la puntuación en Goodreads—. En mayo leí 16 libros y 7 novelas gráficas, y, por ello, decidí acortar esta entrada. Espero que no os resulte aburrido. 


Franz Kafka es uno de los autores que ganó mi corazoncito. La metamorfosis me pareció sublime —un clásico imprescindible en todos sus sentidos—, y Carta al padre se trata de un libro que puede gustarte muchísimo o nada, dependiendo de si te agrada la personalidad del autor y sus ideas. Por mi parte, me he sentido muy identificada con él. Y, ahora, me atrevería a afirmar que Franz Kafka se parece mucho a mí —junto con Alejandra Pizarnik—. Encontré mis dos mitades. 

«Hace poco me preguntaste por qué digo que te tengo miedo. Como de costumbre, no supe darte una respuesta, en parte precisamente por el miedo que te tengo, en parte porque para explicar los motivos de ese miedo necesito muchos pormenores que no puedo tener medianamente presentes cuando hablo. Y si intento aquí responderte por escrito, sólo será de un modo muy imperfecto, porque el miedo y sus secuelas me disminuyen frente a ti, incluso escribiendo, y porque la amplitud de la materia supera mi memoria y mi capacidad de raciocinio». Franz Kafka


El segundo escritor que descubrí es Edgar Allan Poe. Leí algunos de sus relatos, como La caída de la casa Usher. Oh-oh-y-uh. ¡Qué historia tan fascinante! Forma parte de la lista «1001 libros que hay que leer antes de morir», y con esto lo digo todo. ¡Léanlo! Además, decidí leer algunos de sus poemas. Los versos no suelen emocionarme tanto, pues me cuesta comprenderlos en la mayoría de los casos —existen excepciones, como la poesía de Alejandra Pizarnik—, pero Poe me conmovió. 

«Moriré dijo, tengo que morir en esta deplorable locura. Así, así y no de otra manera me perderé. Temo los acontecimientos del futuro, y no por sí mismos, sino por sus resultados. Tiemblo cuando pienso en un incidente, incluso el más trivial, que puede actuar sobre esta intolerable agitación. No aborrezco el peligo, a no ser por su efecto absoluto: el terror. En este desaliento, en este lamentable estado, siento que más tarde o más temprano llegará el momento en que tenga que abandonar la vida y razón a la vez, en alguna lucha con el siniestro fantasma: el miedo». Edgar Allan Poe


Cambiando un poco de género literario y estilo, uno de mis libros favoritos fue la antología de relatos de mi amado Haruki Murakami. Cabe mencionar que Hombres sin mujeres se trata de un libro que, en general, poco agrada, según observé. No obstante, a mí sí me encantaron sus relatos. Recuerdo que temía leerlo, ya que el título no me inspiraba demasiada confianza. Imaginaba que encontraría machismo o algo desagradable, pero estaba muy equivocada. Son relatos preciosos, reales, tristes, tal como a mí me gustan. Esta es la faceta que adoro de Murakami. Por otra parte, leí unas cartas que escribió Alejandra Pizarnik durante el tiempo que estuvo en París. En estas cartas me encontré a mi misma. Me di cuenta de que ella es yo y yo soy ella —o algo así—. Somos tan idénticas que me parece irreal. Es alucinante. Amo sus palabras, sus versos y todo lo que la rodeó en su momento. Mi pequeña Alejandrita. 

«Una noche fue tan fuerte mi temor a enloquecer, fue tan terrible, que me arrodillé y recé y pedí que no me exilaran de este mundo que odio, que no me cegaran a lo que no quiero ver, que no me lleven adonde siempre quise ir». Alejandra Pizarnik


Para terminar, dos de mis novelas gráficas (o cómics) favoritas fueron, por una parte, Arrugas, y, por otra parte, el segundo volumen de Fables. Arrugas me hizo llorar como ningún cómic lo hizo, y Fables me divierte (¡mucho!). El tercer volumen me gustó menos que el segundo, ya que en el segundo encontré una relación mucho más interesante entre los capítulos. En general, Fables está muy bien. Pero recomiendo, sobre todo, Arrugas.

1 comentario:

  1. ¡Hola!
    La metamorfosis me gustaría leerlo este año, espero que me guste tanto como a ti. De Edgar Allan Poe tengo una recopilación de cuentos que me gustaría leer en el especial de Halloween de este año.
    Hombres sin mujeres lo leeré en un futuro, de momento tengo otros dos Murakami esperando en la estantería.
    Arrugas es increíble, que ganas de leer algo más de Paco Roca.
    Un beso y disfruta de tus próximas lecturas

    ResponderEliminar