.

.

¦ Reseña ¦ El instante preciso en que los destinos se cruzan


Citas obtenidas del ebook ofrecido por Edición Anticipada.

Hablemos de la necesidad que tenían de publicar una historia como «El instante preciso en que los destinos se cruzan». Por mi parte, tan sólo logré leer el primer libro y algo del segundo —este libro está formado por cuatro libros o, lo que sería lo mismo, cuatro partes—.

En mi cuenta de twitter guardé algunos comentarios que me parecieron interesantes y que me servirán para reflejarlos en esta entrada que tampoco es que aporte demasiado en cuanto a que sólo contendrá mi más sincero odio por lo que leí; y el odio no es un sentimiento del cual se pueda sacar partido, creo yo.

Antes que nada debo aclarar que no habría leído esta historia si hubiera sabido de qué se trataba, pero me engañé debido a que la portada me inspiró cierta confianza, así como lo hizo la sinopsis que parecía mostrar algo decente. Además, el nombre de la autora me dejó con una sensación positiva por alguna extraña razón. En fin, con esto quiero decir que no deseé leerlo para poder criticarlo ya que no imaginaba que llegaría a desagradarme tanto. Y tampoco pretendo leer libros que me inspiren sentimientos negativos; mi tiempo es mucho más valioso.

«El instante preciso en que los destinos se cruzan» nos presenta a dos personajes que no tienen ningún tipo de profundidad. Por una parte, está una mujer casada con un hombre que la maltrata tanto físicamente como psicológicamente y, por otra parte, está un joven con un pasado deprimente —su madre fue asesinada por su padre, padre que acabó en la cárcel, afortunadamente—. Las ideas están claras. Son las ideas que suelen encontrarse; son las ideas que suelen aparecer para que el lector sufra, pero no se sufre, porque en este libro todo está plano y forzado. Ellos fueron creados para conocerse y salvarse; y esto lo digo sin haber leído los siguientes libros porque no hace falta tener ningún tipo de poder especial para darse cuenta de ello.

Pero hablemos un poco más sobre ello. La prosa da vergüenza ajena... La prosa es imperdonable. Abriendo paréntesis: qué vieron en este libro para que les resultara interesante la idea de que los lectores lo lean. Cerrando paréntesis: no creo que tengan una respuesta. Si resulta que la escritura no es tan importante como lo son las historias que se cuentan, ¿realmente merece la pena publicar esta historia escrita de esta manera? ¿Era necesario? No quisiera llorar de amargura... Realmente no debería ni importarme, pero sentí que me engañaron. Podrían haber escrito en la sinopsis unas palabras representativas; debían haber mostrado lo que realmente se encuentra dentro. Pero volvamos a la prosa. 


«¿Nunca hay que usar las cosas para no estropearlas?», dejando de lado esta frase tan... profunda y emotiva, y que se note mi máxima ironía, se puede leer a continuación la palabra que nunca aparecerá en ningún otro libro. Blablablá. Esta palabra aparece en el diccionario, por si no lo sabían. A ver, un poco de seriedad. ¿Por qué alguien decide escribir un libro si no le apetece escribir palabras? Un libro es lo que realmente contiene, palabras. No sé si es que en este siglo se perdió el concepto o si se trata de una nueva forma de escribir historias... Puede haberse escrito con cierta idea que a mí se me escapa, pero sea cual sea, no la podré aceptar. Sólo por eso se merece mi desprecio, y no lo digo con acritud, más bien con una profunda decepción porque le di una oportunidad y existía algo importante en esa decisión tan complicada que realicé. No tenía por qué romperme de esta forma. No se trata de sólo este fragmento. Encontré durante la primera parte del libro —no quiero ni imaginar lo que podría encontrar en las otras tres partes— muchas palabras que debían haber estado escritas, pero no lo estaron porque la autora no ha sabido escribirlas por más que se intentó enmascarar con puntos suspensivos.

Recordemos ahora a los personajes atormentados por las desgracias que se viven día a día. Kyle, nuestro músico, el músico que toca música para jóvenes y... Pausa. Kyle, tú no eres músico ni nada parecido. Te han dicho que debes serlo porque tu madre, la que fue asesinada, tocaba, y, realizando una regla de tres, resultó que tú debes tocar un instrumento. Pero aunque tu madre tocaba el piano, tú decidiste probar con la guitarra porque... la música clásica es para viejos (siendo tus palabras). No obstante, te lo perdono, porque no eres tú quién lo cree, sino tu creadora. Sí, Kyle se atrevió a afirmar que tocaría música clásica en otro momento de su vida porque los jóvenes son más cool. P-e-r-d-o-n-a. ¿Qué clase de insulto es éste? Un músico no afirmaría tal cosa, ¿verdad?


Se me olvidaba, a Kyle también le gustan las chicas, coleccionarlas es su afición. No obstante, luego resulta que se enamora de una mujer y su corazón es el más maravilloso (aparcando sus ideas repulsivas). ¿Contradicciones? ¿Dónde? Si se nos ofrece una prosa vacía, una historia desagradable desde todos los puntos de vista y unos personajes que fueron dibujados en lápiz, sin ningún tipo de color, pues acaso esperan que valore de forma positiva este libro. Pregunto. Sí, puede que me señalen como insensible porque leí que la autora investigó sobre la violencia de género. Personalmente, en el libro no está reflejado de ninguna manera, más bien parece haber sido escrito como si no tuviera ninguna idea sobre ello y, más aún, me dio la sensación de que consiguió el efecto contrario.


En cuanto a Coryn, la mujer que fue casada por obligación (ah, esa es otra parte que fue escrita de forma absurda, pero haré como si lo hubiera olvidado), se nos muestra como una mujer triste y deprimida, lógicamente. Pero esa lógica existe porque existe un punto que empuja a otro, y no porque la autora haya conseguido atar esos puntos de forma coherente. Y, sinceramente, no tienes que ser muy lista para darse cuenta de ciertas cosas, como que existe una gran frontera entre los celos y el honor. Además, Coryn ya es mayorcita como para no haber aprendido ciertas cosas de la vida. 


Los diálogos también... dejan mucho que desear. Como curiosidad, esta escena (la que aparece en la imagen de arriba) me recordó al videojuego que simula la vida y me refiero a Los Sims. «...se dio media vuelta y apuntó con el dedo al pecho del músico», este momento me hizo gracia porque no se le habrá ocurrido otra forma de describir esa escena.


¿Creen que mi reseña es injusta? Fijándose en las puntuaciones de Goodreads, me parece algo sorprendente; me parece impresionante que un libro de tan baja calidad agrade. Dejo constancia de mi desagrado y decepción. Existen libros que no deberían escribirse; existen historias que deberían hacerse desde el más profundo corazón. Si las palabras no te hablan, por qué hacerlas gritar sobre el papel cuando ellas se arrastran con desgana. Por qué seguir intentando hacerlas doler cuando no existe tristeza alguna en tu corazón. Pediría que se dejara de forzar las emociones, pues los lectores sentimos sin la necesidad de que la pluma rompa el papel. 

Escriban si realmente tienen algo que contar.

2 comentarios:

  1. No pensaba que fuese tan malo, de hecho, supe de su existencia cuando lo empezaste a leer pero el título me dio buena espina, además de la portada, pero luego, al empezar a leer los fragmentos que subías en twitter, me iba decepcionando junto a ti. Es que hay unas frases tan mal hechas o escenas sin sentido y si ahora me dices que la autora toca un tema de forma tan equivocada y superficial... ¡qué mal estamos!. Lamento que te haya decepcionado, es tan feo cuando lees un libro así de malo que encima tenga tantas buenas puntuaciones.
    Me ha gustado tu reseña pues argumentas bien tu opinión, además, ese último párrafo me ha encantado, en especial: "Si las palabras no te hablan...".

    Besitos Diana. Espero no te vuelvas a encontrar libros como este.

    ResponderEliminar
  2. Ostras, una Diana hater, esta si que es una novedad, me ha sorprendido la entrada XD Ni me llamaba ni me pienso acercar con un palo. Es la segunda vez que leo a alguién diciendo eso de blablabla, no tenía ni idea de que esta aceptado, en fin. Un abrazo^^

    ResponderEliminar