Ir al contenido principal

¦ Citas ¦ Días de infancia


« Días de infancia »
Máximo Gorki

  • Aquel día vi llorar por primera vez a las personas mayores.
  • Las dos mujeres se arrastraban por el suelo, gimiendo y suspirando. A veces, en sus movimientos, rozaban el cuerpo inerte y frío de mi padre, que con la boca entreabierta parecía burlarse de ellas.
  • Porque la verdad es que yo acostumbraba a llorar muy poco. En realidad, sólo asomaban las lágrimas a mis ojos cuando me reñían por una u otra causa. (...) Mi padre se burlaba de mis lágrimas y, cuando las veía aparecer por mis ojos, siempre me gritaba con el más irritado de los tonos: ¡Te prohíbo que llores!
  • ¡Ah, pequeño! Tú no puedes comprender todavía ciertas cosas. No es a las ranas a quien tenemos que compadecer...
  • Me sentía extraño entre toda aquella gente, y me pareció como si mi abuela, en aquel ambiente, se hallara mucho más lejos de mí que en el barco.
  • Y es que la vida oscura de una «raza tan estúpida» resulta siempre excesivamente pródiga en crueldades. 
  • Aquellas horas de mi enfermedad creo que permanecen aún en mi memoria como las más importantes de mi existencia. No me cabe duda de que durante este período crecí extraordinariamente, y que en mi interior tuvo lugar un singular proceso. Fue en aquellos momentos cuando se manifestó en mí por vez primera esa inquietud que después he sentido por los seres humanos. Era como si hubiera sido despellejado mi corazón el cual se tornó extraordinariamente sensible con relación a toda clase de vejaciones y a todos los sufrimientos, ya fueran éstos los propios o los ajenos.
  • Cuando ya habían sido gastadas todas las fuerzas, no quedaba otra cosa más que descansar... o seguir hasta morir. 
  • Creo que lo que reprocho a los libros, en general, es eso: que no son libres. Se ve a través de la escritura: están fabricados, están organizados, reglamentados, diríase que conformes. 
  • La soledad siempre está acompañada por la locura. Lo sé. La locura no se ve. A veces sólo se la presiente. No creo que pueda ser de otro modo.
  • A fin de cuentas, ya no necesito para nada los ojos, puesto que ya he visto todo lo que hay que ver en este mundo...
  • Así era. En aquella época de mi vida, la tristeza y la alegría se aparecían siempre ante mí como dos entes inseparables, sucediéndose y alternándose con una inconcebible y rápida frecuencia.
  • Hay ocasiones en que el pensamiento va mucho más allá que las palabras, tanto en su concepción como en su realidad. 
  • El arco iris, vívido y palpitante, de los sentimientos que se incluyen en el amor se había apagado en mi alma a impulso de las turbias enseñanzas de la vida y de una profunda irritación contras las personas y las cosas.
  • En el fondo nuestra existencia es singularísima, y no porque la capa gangosa de la bestialidad sea tan consistente y fértil, sino porque hay cosas puras, sanas y fecundas, que siempre consiguen abrirse paso victoriosamente a través de cualquier clase de obstáculos. Y es que suele ocurrir que, aun a despecho de todo, los sentimientos generosos consiguen desarrollarse para acceder inevitablemente, como el agua del río acaba por llegar al mar, a una inquebrantable esperanza basada en nuestro porvenir y en una vida mucho más luminosa y humana.
  • Desde los primeros momentos sentí un profundo afecto por mi hermano, pues tenía la impresión de que adivinaba todo lo que a mí se me ocurría cuando estábamos el uno al lado del otro.
  • Morir no es muy difícil, así es que vale más que aprendas a vivir.
  • Es lo que yo digo siempre, tanto el rico como el pobre, en el cementerio son los dos iguales.



Comentarios

  1. Me fascina la fotografía que encabeza este post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro mucho! Es una fotografía de la casa de mis abuelos. <33

      Eliminar
    2. Si pasaste allí días de infancia eres muy afortunada...

      Eliminar
  2. Diana, qué bonito el nuevo diseño de tu blog. (Se nota que hace mucho que no entraba, lo siento mucho, espero poder visitarte a menudo este año). Me gustan mucho las citas que has puesto y me han dado más ganas de leer algo de este autor. Tengo La Madre desde hace un tiempo y espero que de este año no pase.
    Besos ♥

    ResponderEliminar

Publicar un comentario