Ir al contenido principal

¦ Versos ¦ Los doce y otros poemas

Alexander Blok 


Así, día tras día, ella envejece,
Y año tras año, como una hoja amarilla gira,
Y se parece, y recuerda y se imagina
Que el otoño de los años idos no fue tan triste.
(Elegía otoñal, 1900)

Pero ya en los ojos arden las esperanzas,
Apenas el alcance de la mente;
Despertará el día, abrirá sus pestañas,
Y el poeta ensoñará una lejanía.
(El poeta, 1900)

No le distinguirás entre la multitud,
No le coronarás con tu sonrisa,
Cuando él siga tu huella con la fija mirada
Para gozar un instante tu inmortalidad.
(Las transparentes sombras, 1901)

Un violín gime bajo la montaña,
En el jardín dormido hay una noche larga,
Una noche larga; La Faz inocente,
La imagen de una muchacha está conmigo
(Un violín gime, 1903)

Hombres tristes, hombres cansados,
¡Despertad, sabed que está cerca la alegría!
¡Allá, donde empiezan a cantar las mares sobre el misterio,
Allá se dirige la luz del faro!
(La voz en las nubes, 1904)

Así se indigna todo lo que está harto,
Se angustia la saciedad de las entrañas altivas:
¡Es que se volcó la tina de los cerdos!
¡Se inquietan en su pocilga podrida!
(Los hartos, 1905)

Pero aquellos de abajo no comprendían
Ni a los números, ni a los nombres,
Y con el signo del deber y de la tristeza 
Nadie fue sellado.
(El mitin, 1905)

Pero allá está detenido
Uno, simplemente triste;
Consternado con el fracaso,
Con su cuello abierto,
Mirando a las estrellas.
«Estrellas, estrellas,
¡Cuéntame la causa de la tristeza!»
(Noche, se calmó la ciudad, 1906)

¡No, querido lector, mi crítico ciego!,
Por lo menos tiene el poeta
Las trenzas, las nubes pequeñas y el siglo de oro,
Pero a tu alcance no está nada de esto!...
(Los poetas, 1908)

Cuanto más se quiere descansar
Tanto más horrible se hace la vida;
La neblina húmeda se arrastra desde los campos,
La neblina húmeda penetra al pecho.
Arrastrándose por el terciopelo de la noche...
Olvida que hubo la vida,
Que la vida habrá, olvida...
Se arrastran desde los campos las tinieblas nocturnas...
Solo uno, solo uno,
Quedarse dormido, quedarse dormido...
Pero de todas maneras
Alguien te despertará.
(Cuanto más se quiere, 1909)


Comentarios